Pacha, de isla a isla y marco porque me toca

Image

Echarse la maleta al hombro e irse de España en busca de un futuro mejor, en busca de un sueño. Cada vez es algo más habitual. Y en el mundo del fútbol este éxodo ya comenzó hace unos cuantos años. Hay infinidad de ejemplos, infinidad de historias, unos han salido para volver siendo mejores personas y futbolistas, otros aún siguen luchando por un sueño. En su tierra patria no pudieron ser profesionales del mundo del balompié; lejos de ella han logrado vivir de su pasión. Es el caso de José Luis Armario Negrín, más conocido como Pacha. Se fue de una isla en la que el fútbol profesional le dio la espalda para ser estrella en otra.

Malta, ese pequeño país que permanecerá siempre ligado a la historia del fútbol español por aquella gesta que permitió la clasificación a la Eurocopa del 84, se ha convertido en uno de los principales importadores de un bien tan preciado como es, en los últimos tiempos, el futbolista español. En sólo una temporada ha pasado de haber dos hispanos a una docena, e incluso un entrenador, Patxi Salinas. Curiosamente este trozo de tierra que emerge en el Mediterráneo parece terreno abonado para el éxito de otros isleños: los canarios.

Hace pocas semanas Alejandro Mendoza y Yosimar Hernández levantaban con su club, Birkirkara FC, el titulo de la BOV Premier League maltesa. Antes, en el 2010, ya lo había logrado, con el mismo equipo, el guardameta Jorge Mora. Todos ellos nacidos en las islas afortunadas. Misma procedencia que el máximo goleador y gran sensación de la competición maltesa este curso: el chicharrero Pacha (Santa Cruz de Tenerife, 1986).

En su primera experiencia en el extranjero ha logrado la friolera cifra de 22 tantos en 31 partidos. Mérito añadido parece el haberlo logrado defendiendo el escudo de dos recién ascendidos: Melita, un club amateur debutante en la categoría – donde logro 5 dianas en 12 partidos-, y el histórico Rabat Ajax, que volvía a la primera división tras once años de ausencia, y al que Negrín dio la permanencia con sus goles (17 tantos en 19 encuentros).

CdB. En menos de un año has pasado de jugar en categoría regional a ser máximo goleador de     una liga europea. Vaya vueltas que da el futbol…

P.  La verdad es que sí, creo que nunca imagine que en mi primer año acabaría siendo el máximo goleador. Más aún sabiendo que fichaba por un club donde el objetivo era la permanencia e iba a costar más trabajo hacer goles.

CdB. ¿Cómo te defines como delantero? ¿En qué jugadores te fijas?

P.  Soy un jugador muy trabajador y profesional. Siempre acepto los consejos que me den si son para bien. Mis mayores virtudes son la velocidad y potencia, por ello siempre suelo desmarcarme bastante bien.

Mi ídolo siempre ha sido Raúl González Blanco. Me encantaría tener esa intuición dentro del área, saber dónde va a caer el balón. Me suelo fijar en muchos delanteros que se asemejan a mis cualidades, por ejemplo Higuaín , Fernando Torres , el gran Ronaldo… Asimismo, me encantan los jugadores como Cristiano y Bale, e intento aprender de ellos.

 CdB. Tras desarrollar tu carrera en Canarias, ¿por qué te planteas vivir una experiencia en el extranjero?

P.  Muy fácil, el fútbol modesto en España cada vez está peor, los clubes pagan poco y mal, si es que pagan…

CdB Tu primera aventura en el extranjero fue Rumanía  estuviste a prueba ¿Cómo fue la experiencia? ¿Por qué no te quedaste allí?

P.  La prueba fue en el Gaz Meta Medias. Se trataba de dos partidos donde también acudieron varios entrenadores de otros equipos de Primera. La experiencia fue bastante bien, el trato fue bueno y no nos falto de nada. A nivel futbolístico me fue genial. Jugué los dos partidos completos, y en el primero hice un doblete, uno de ellos con una jugada personal en la que me fui de cuatro contrarios y finalicé picando el balón por encima del portero. En el segundo choque marqué otro gol. Un club de la máxima categoría se fija en mí y empiezan las negociaciones, pero aparece una tercera persona que se quiere lucrar de la contratación, y ello echa para atrás el acuerdo.

CdB.  El fútbol español está de moda, es una realidad. ¿Se abren más puertas por ello? ¿Cómo llega la oportunidad de ir Malta?

P.  Todo empieza en Rumanía  Allí había un representante maltés, después de  verme en los partidos se pone en contacto conmigo para ofrecerme ir a su país. Y no me lo pienso, la verdad. Me apetecía una aventura de este tipo.

CdB.  Este año ha llegado a haber una docena de futbolistas españoles jugando en la BOV Premier League. El año pasado  sólo había dos. ¿Son buenas las condiciones que se ofrecen?

P.  No te podría decir como son las condiciones en cada uno de los equipos. Cada club es un mundo. Pero si sé que los jugadores que vienen aquí siempre hablan maravillas de los equipos malteses, y por mi experiencia no tengo ninguna pega.

CdB.  Llama la atención que muchos seáis canarios. ¿Hay algún tipo de relación en vuestra llegada a Malta? ¿Recibiste consejo por parte de alguno de ellos para probar esta aventura?

P.  El representante que me llevó a la Premier maltesa tiene contactos en Canarias con Javier Rabanal, un preparador físico que conoce a la perfección el fútbol de nuestras islas. Respecto al resto de jugadores, no tuve la oportunidad de hablar con ellos antes de venirme, mi fichaje fue de un día para otro.

CdB.  ¿Conocías algo de Malta que no fuese el histórico 12-1? Por su historia y situación geográfica es un país lleno de mezclas culturales  ¿Cómo fueron los primeros días allí? ¿Qué es lo más te sorprendió, tanto para bien como para mal?

P.  El 12-1 si lo conocía, poquito más. Para bien, me sorprendieron bastantes aspectos, sobre todo el buen trato que te suelen dar, son muy acogedores. Mientras que para mal me llamó la atención, que para ser una isla turística, hay zonas que parecen muy descuidadas, edificios viejos…

ImageCdB.  El Melita era debutante en la categoría y con el hándicap de ser un equipo amateur. ¿Cómo  fue la adaptación al club?

P.  Fue difícil. El llegar a un país en el que se hablan otros idiomas, un fútbol muy diferente… pero tuve la suerte que en el Melita jugaba Manuel Sierra Camacho. Poco más y ejerce como mi padre. Me ayudo en todo para que mi adaptación fuese lo más rápida posible. Le debo mucho.

CdB.  Hay muchísimos jugadores extranjeros que suben el listón, pero en realidad ¿qué nivel hay en la liga? Por su parte, ¿los futbolistas locales qué potencial tienen? ¿Qué futbolista, maltés o no, te sorprendió más?

P.  El nivel se puede asemejar a una Segunda B muy fuerte. Hay tres equipos por encima del resto, tanto en presupuesto como jugadores. Aquí la mayoría juega a las contra, bien replegadas y capaces de matarte en tres segundos.

Desde mi punto de vista hay varios futbolistas locales muy buenos; al igual que en todas las ligas. El jugador maltés que más me ha llamado la atención ha sido Andrew Cohen, del Hibernians; se mueve en la media punta, tiene mucho recorrido y unas condiciones buenísimas. Para mí, de lo mejor de esta competición.

CdB.  En lo que se refiere a afición, presencia en los medios de comunicación… ¿Cómo se vive el fútbol en Malta?

P.  Cuando el equipo lucha por estar arriba acude muchísima afición a ver los partidos, pero si va mal y lucha en la parte baja los campos están desangelados, te encuentras con 1.000 o 2.000 espectadores, no más. Parece que sólo existe afición cuando el fútbol sonríe.

Cdb.  Tu primer equipo en Malta, el Melita, se mueve por la zona baja de la clasificación, firmas una buena primera vuelta y decides cambiar de aires, fichas por Rabat Ajax que, aún siendo un club con solera, es también recién ascendido, además de colista en esos momentos sin haber ganado ni un partido. ¿Por qué este cambio?

P.  Decido hacer cambiar porque el Rabat Ajax me ofrece un contrato profesional, económicamente mejor. Después de hablarlo tranquilamente con mi representante decidimos dar el paso. El Rabat es un club histórico en la isla que ha pasado unos malos años, y creemos que su estilo de juego me beneficia: juegan a la contra, y, además, cuenta con dos españoles más con buenas cualidades para dar el último pase.

CdB.  Llama la atención que salgas del club pocas fechas después de la llegada de un compatriota al banquillo, el mítico Patxi Salinas. Con el técnico vasco sólo juegas dos partidos. ¿No intento que continuases en el club? Viendo lo visto podrías haber resultado capital para evitar un descenso que se acabó consumando.

P.  Patxi Salinas llegó dos semanas antes de mi marcha. Para mi salida influyó mucho que quien llevase a Melita al míster fuese mi representante. Hablamos qué era lo mejor para mí, para darme a conocer y no puso pegas a mi salida.

CdB.  ¿Hay muchas diferencias entre Rabat y Melita?

P.  Para mí sí. En lo profesional está muy por delante, en lo colectivo no, pero les faltaba un delantero de mis cualidades, y mi incorporación acabó resultando determinante.

ImageCdB.  Pese a haber ganado poquísimos partidos, llegáis a cuartos de Copa y acabáis salvando la categoría. Tus goles resultan fundamentales, y formas la base del equipo junto a otros dos españoles: Manuel Moral y Diego Carrillo. ¿Cómo fue esa segunda parte de la temporada?

P.  Cuando llegué había muchas dudas, pero éramos conscientes de que dependíamos de nosotros mismos. El equipo se lo empezó a creer y eso se reflejó en el campo. Las victorias ante rivales directos fueron claves. Por mi parte, llegué enchufado a la ronda final e hice mi trabajo. Se dependía mucho de mí en el aspecto anotador.

CdB.  Tus números son muy buenos, con el añadido de lograrlos en los dos equipos, a priori, más flojos y con menos capacidades anotadoras. ¿Confiabas a tu llegada en tener este rendimiento?

P.  Son unos datos muy buenos, más reconociendo donde jugué. Pero siempre se puede mejorar, espero hacerlo el próximo curso. Aunque, también, es cierto que nunca imaginé que en mi primer año iba a marcar tantos goles. Al comenzar la competición y  ver lo adelantadas que juegan las defensas, supe que, si no tenía una mala racha, con  mis cualidades y unos buenos pasadores, podría marcar muchos goles.

CdB.  Se abren ante ti nuevos horizontes. ¿Cuáles son las expectativas para el próximo año? ¿Seguirás en Malta? ¿Ya hay ofertas sobre la mesa?

P.  Ya hay interés de otros clubes, pero queremos ir despacio ya que siendo el máximo goleador de esta liga pueden salir cosas muy atractivas. Me encantaría seguir en Malta, aunque tampoco descarto emprender una nueva aventura en otro país. Aún no hay nada claro.

 @ElGitxo

Fotos: @RabatAjaxFC y Times Of Malta

Caio, la determinación como compañera de viaje

Sus nombres no coparán portadas, ni minutos de radio o televisión, sólo son sueños que corren detrás de un balón. Espíritu de lucha y sacrificio. Salto al vacío que en el mejor de los casos obtiene la efímera recompensa de un aplauso que por norma general es lejos de casa. Sufrimiento y fracaso en muchos casos. Sangre, sudor y lágrimas en la maleta de estos jornaleros de la gloria.

Sin lugar a duda uno de los acontecimientos futbolísticos que ha quedado grabado a fuego en la memoria deportiva de este país fue el que tuvo lugar el 21 de diciembre de 1983 en Sevilla. Aquella noche, la desgañitada voz de José Ángel de la Casa cantaba como se sucedían los goles de la selección nacional. El culmen llegaba con el último tanto de Juan Señor, un gol que firmaba la docena necesaria para certificar la clasificación para la Eurocopa de 1984.

El sujeto paciente de aquella proeza, la selección maltesa de futbol, siempre será recordada como la invitada a aquella fiesta del balón, pero poco más podrán decir los aficionados españoles sobre el panorama futbolístico de esta isla del Mediterráneo.

Pocos, o muy pocos, conocerán que al comienzo de esta temporada dos canarios, el guardameta Jorge Mora -primero en llegar y que en el último mercado invernal regresaba al Atlético Granadilla de la Tercera División española- y el delantero Moisés Ávila Pérez, disputan la máxima competición maltesa, la BOV Premier League, también patrocinada por un banco.

En los campos de fútbol de esta ex colonia británica han coincidido con un futbolista hispano-brasileño que en su más tierna infancia soñaba con ser Romario y que se ha acabado conformado con jugar por campos de media Europa, alejado de los grandes focos mediáticos. Caio García Suguino es una de esas personas capaz de recorrer el mundo por conseguir un sueño.Donde tenga una buena oferta iré, podrá ser en Europa, en Asia, en América…”.

La aventura de Caio (Sao Bernardo de Campos, 3/11/1987) arranca cuando a los 6 años de edad comienza a dar patadas a un balón. “Siempre decía que sería jugador profesional”. Y lo ha conseguido.

El comienzo de un viaje sin destino final

En el año 2007 participa en el torneo juvenil Ibiza Cup alcanzando la final con su equipo, el ABC Fútbol Club, ante el Valencia. Tras ser uno de los destacados del campeonato decide probar suerte en la Tercera División balear. El UD Poblense fue su primer destino fuera de casa. De allí pasa por la Regional y la Tercera madrileña militando en el CP Parla Escuela y en el Alcobendas Sport. En la 08/09 vuelve a Baleares para jugar la segunda vuelta en el At. Ciutadella.


Cuando llegó a España tenía claro a lo que venía: “La  intención ya era quedarme para iniciar carrera en Europa. No me importaba ser joven, quería ser futbolista”. Tantos cambios de equipo se produjeron en busca “de las mejores condiciones, tanto dentro como fuera del campo”.

En tierras germanas vive “el peor momento de mi carrera”. Llega para hacer varias pruebas en la región de Karlsruhe y después de encontrar equipo en la cuarta categoría “me voy a pasar las vacaciones a Brasil y faltando una semana para volver a Alemania, se ponen en contacto conmigo para decirme que han cambiado de entrenador y no cuentan conmigo”.

Tras este duro palo, recala en el ACU Arad de la categoría de bronce rumana. Allí consigue el ascenso, y su buen hacer le permite dar un salto a la máxima competición moldava firmando por el Milsami Orhei, donde se erige como una de las figuras del equipo logrando la clasificación para la UEFA Europa League. “Una experiencia única que si me hubiese quedado en España nunca hubiese tenido y que era inimaginable un par de años atrás”.

Pero después de ser un fijo en el once del equipo llega el “gran momento” y se queda en el banquillo jugando sólo unos minutos. “No conocía hasta entonces al entrenador del Dinamo Tbilisi –el español Alex García por aquel entonces– y él mismo, al finalizar la eliminatoria, habla conmigo y me pregunta: ‘¿Por qué no has jugado? Estudié al Milsami y me parece muy raro que no hayas sido titular’. No digo nada más. Te das cuenta de lo que es el fútbol y sus misterios…”.La ilusión por jugar la segunda competición continental llevó al traste la posibilidad de volver a América. “Un club de Venezuela tenía interés, pero era la semana en la que se disputaba la eliminatoria y preferí quedarme y disputarla”.

¿Siguiente escala? Malta

Caio es uno de los miles de futbolistas que cuelgan sus vídeos en internet, “son útiles para que un directivo o un agente te conozca un poco, pero si no tienes otros contactos no basta. Hay millones de ellos en youtube”. Un directivo del Tarxien Rainbows vio su vídeo y “le convenció”.

En una isla repleta de contrastes, la BOV Premier League cuenta con gran número de extranjeros, “es un campeonato con un nivel más alto del que yo esperaba. Hay buenos jugadores malteses, y creo que el jugar con africanos, brasileños, españoles… ayudara mucho a mejorar su nivel”. Su adaptación fue muy rápida, “hablo inglés, la comida es muy buena y hay muchos brasileños que me ayudaron”.

El comienzo en tierras maltesas fue un tanto irregular, “solo pueden jugar cuatro extranjeros de inicio y yo había llegado el último de los seis que había en plantilla al haber disputado la Europa League”. Pero al final de la primera vuelta ya era titular y sumaba más de 10 partidos completos, en uno de ellos era nombrado MVP ante el Qormi FC, su siguiente destino.

En el mercado invernal, Caio cambia la camiseta de un candidato al descenso por uno conjunto con opciones de pelear por títulos. “Para mí era un nuevo desafío el poder estar en play-off”. Pero la realidad ha sido muy distinta. Ahora lucha por mantener la categoría y poder dar la sorpresa en la Copa maltesa donde ya han alcanzado las semifinales. “Siendo realista, quiero buscar una nueva oportunidad para disputar la próxima Europa League, y también el título de Copa”.

A sus 24 años, este pequeño y habilidoso centrocampista se queda con las amistades que ha hecho en todos los lugares que ha pisado con sus botas de tacos. Ha cumplido el sueño que tenía desde los 6 años, es jugador de fútbol profesional “a pesar de las dificultades”. Aún tiene muchos más que cumplir… De momento ansía ser protagonista en la segunda competición europea de clubes después de que su primera intentona le dejara un sabor agridulce. Incluso puede que le volvamos a ver por España, “algunos equipos españoles se pusieron en contacto conmigo, y seguro que volverán a hacerlo”.

Pero antes, tiene un consejo que dar: “Los jóvenes que piensan en hacer carrera en el mundo del fútbol tienen que pensar que sólo una pequeña parte jugará en grandes clubes y en selecciones nacionales. El fútbol es muy bonito, pero también muy duro. Tener el apoyo de la familia es imprescindible, pero lo más importante esta dentro de uno mismo. Es la determinación. Problemas y desilusiones tendrás muchos, pero si se tiene determinación se supera todo y se sigue adelante”. Lo dice alguien con mucha experiencia, lo dice un jornalero de la gloria.

“Sueño con superar a Marianín”

El máximo goleador del fútbol nacional está muy cerca de superar al histórico Marianín. Murci soñó con parecerse a Ronaldo, “al gordito, no a Cristiano”, y aún tiene muchos sueños que cumplir a sus 25 años.

Image

Publicado en Sportleon.com

“Ser el máximo goleador de la historia del equipo de tu ciudad, del club en el que te formaste, es lo máximo”. David Murciego está muy cerca de conseguirlo. El histórico Marianín marcó 36 goles en la temporada 70/71.
Ahora todos los focos apuntan a un chaval criado en Jiménez de Jamuz. Las cámaras de Canal + han estado en León para hacer un reportaje del máximo goleador del fútbol español, ha compartido portada del diario Marca con el mismísimo Karim Benzema, se ha hablado de él y sus goles en cientos de medios nacionales….

Todo el mundo habla de Murci

Por ahí comienza la conversación con Murci en el restaurante La Copla. “Es una pasada. Mucha gente me dice que hacía años que no se hablaba, para bien, de la Cultural a nivel nacional. Que vengan las cámaras de ‘El día después’ para hacerte un reportaje… ¡Pues imagínate…!”.

Con el primer plato en la mesa, se tratan diversos temas. Su repercusión mediática centra gran parte de los minutos. El reportaje de Canal +, del que tanto se ha hablado, deja entender que la afición leonesa pide más al pichichi nacional. “La gente de León somos así. Siempre se ha dicho que es difícil ser profeta en tu tierra. Yo lucho para serlo. Pero la verdad es que sí me siento querido en León y entre la afición”.

Mucho se habló de su posible marcha en el mercado de invierno, pero Murciego siempre lo tuvo claro, a pesar de que hubo diferentes clubes interesados: “Siempre dije que acabaría aquí la temporada y es lo que he hecho. No tenía ninguna intención de irme. Estoy en mi casa y estoy muy a gusto”.

Sus inicios. Paulino como espejo

Degustando ya el segundo plato, la conversación gira hacia lo que ha sido su carrera deportiva. Sus años en el Villarreal, sus días en la base de la Cultural, los entrenamientos con el primer equipo… “Llegar a Villarreal fue un sueño. Allí coincidí con jugadores que hoy en día están en Primera. Yo tenía muy buenos números, pero la forma de jugar que marcaba el primer equipo no iba con un delantero de mis características”. En aquel Villarreal B que batía récords en Tercera División destaban Bruno, mediocentro internacional indiscutible en el primer equipo castellonense, David Fuster, jugando la Champions con el Olympiacos griego, Alberto de la Bella, lateral de la Real Sociedad que incluso se ha hablado de él para el Barça, Marquitos, mediapunta que ha pasado por la Real y el Valladolid… “Fuster era el mejor, pero ya era bastante veterano, la pegaba con las dos piernas de maravilla. Pero a Bruno se le veían cosas, cumplía siempre y, además, era un jugador con la cabeza muy bien amueblada, que siempre es importante”.

De sus días en la base de la Cultural recuerda a muchos amigos que se quedaron por el camino, aquel juvenil que entrenaba Valiño, pero sobre todo los entrenamientos con el primer equipo. “No se olvida cuando entrenábamos con Casquero, Paulino, Rubén Suárez, Adriano… ¡Y Esaú también!”. Entre risas, habla de cómo era Adriano en el campo: “Una bestia. Todavía recordamos los entrenamientos con él. Después de pegarte con esos defensas, cuando volvías al juvenil volabas. Esaú todavía se acuerda de una entrada de Adriano”.

“Nosotros cuando subíamos a entrenar con ellos ni hablábamos. ¡Eso era respeto! Ahora es muy diferente”. Asimismo, recuerda los gritos de Álvarez Tomé cuando intentaba hacer lo mismo que Paulino. “Paulino entraba al primer palo, remataba y siempre era gol. Yo quería hacer lo mismo, y no podía. Menudas broncas. Me fijaba mucho en Paulino”.

No se sintió valorado

Murci no olvida su debut en el primer equipo culturalista. “Se había lesionado Paulino, era en Portugalete, un campo malísimo, lloviendo mucho, barro hasta las orejas… Perdimos 1-0, creo recordar”. Pero el partido que no olvidará será el segundo de aquella temporada: “Fue en Irún, el equipo necesitaba los tres puntos para alejarse del descenso. Ganamos 0-1 y marqué el gol”.

Después de aquello, el Villarreal se llevó al ‘Tanque de Jiménez de Jamuz’ dejando en las arcas del club leonés unos 4 millones de las antiguas pesetas. “En aquellos tiempos no se valoraba a los jugadores de la cantera, se fichaba a cualquier jugador antes de mirar para abajo, y muchas veces había jugadores mejores. Espero que esta vez no pase lo mismo y sí sentirme valorado”.

Se sueña con el ascenso

Los postres no dejan indiferentes a nadie. Lo mismo pasaría con un posible ascenso de la Cultu. En el vestuario lo tienen claro: “No hablamos mucho de ello, pero alguna vez sí. Decimos que sería increíble. ¡Se tendría que caer León! Está claro que hay que ir partido a partido, pero si no sueñas con algo no lo vas a conseguir. Si ascendemos es el año perfecto”.

Cortita y al pie

Llega el momento de los cafés, y con ellos la batería de preguntas.

¿Qué te ha enseñado el fútbol? A madurar más rápido, a competir, a esforzarme para conseguir las cosas. Nada llega solo. Hay que currar mucho y hay muchos momentos malos. Yo dejé los estudios por el fútbol.

¿Con qué te quedas de tu carrera profesional? Con los amigos que he hecho, y con los buenos momentos en Villarreal, en Ronda, que me trataron como que estuviese en casa, y en la Cultu.

¿Un momento malo? El final de mi etapa en el Villarreal. Era suplente, y cuando jugaba marcaba. Salía a más de un gol por partido y no se me daba la oportunidad. El estilo que marcaba el equipo de Pellegrini, Riquelme… no contaba con delanteros de mis características.

¿Un sueño cumplido? Llegar a poder jugar en un club como el Villarreal.

¿Un sueño por cumplir? Ascender con la Cultural. Y si vamos más allá, poder jugar en Primera. Aunque me parece muy difícil.

¿Qué amigos te ha dejado el fútbol? Mucha gente. No puedo quedarme sólo con varios porque me olvidaría de muchos. Soy de llevarme muy bien con la gente. Tengo amigos repartidos por media España.

¿De qué estas orgulloso? De poder decir que estoy en el equipo de mi tierra.

¿Qué espejos has tenido en la vida? En el fútbol, me fijo en muchos delanteros, pero sobre todo en los que están dentro del área siempre pendientes de hacer goles. Fuera del fútbol, mi padre me ha enseñado todo. Sobre todo el que nadie te regala nada.

¿Si no hubieses sido futbolista…? Yo creo que fútbol sí o sí. Sólo sabía estar con una pelota. Pero si no… seguro que hubiese estudiado algo, o me dedicaría a la alfarería como mi padre.

¿Una virtud? Como futbolista, la intuición en el área. Como persona, creo que la humildad. Nunca se me ha subido nada a la cabeza.

¿Un defecto? Como jugador, soy un poco lento por mi corpulencia. Como persona, soy muy cabezón.

¿A quién te hubiese gustado parecerte? ¿Un ídolo? A Ronaldo, el gordito. Era espectacular. Lo mejor que he visto. Me parece hasta mal que en la camiseta de Cristiano pongan sólo Ronaldo. C. Ronaldo estaría mejor. Ronaldo sólo ha habido uno.

¿Una ciudad? León. Es mi casa, y en casa como en ningún sitio.

¿Un lugar para perderte? Punta Cana. No he estado, pero este verano iré por allí.

Jiménez de Jamuz es más conocido gracias a ti, ¿qué significa para ti? Lo máximo. Me apoyan siempre. Y aunque allí todos me conocen como Taruso, me gusta lo del ‘Tanque de Jiménez de Jamuz’. Es un mote que viene desde cadetes y que habla de donde vengo.

Comida en La Copla con David Murciego, Murci

– Primer plato: Salteado de verduras con frutos del mar.

– Segundo Plato: Bacalao asado sobre guiso de manitas con gambas.

– Postre: Brownie de chocolate negro y frutos secos.

– Pan y vino. – Café con leche.

Precio: 12 euros.

Soñó con ser Scottie Pippen y se convirtió en Manolo Martínez

Soñó con ser Scottie Pippen y se convirtió en Manolo Martínez

Uno de los mejores atletas que ha dado la historia de deporte español colgó la botas en el recientemente finalizado 2011. Ahora se dedica al cine y es entrenador de lanzamiento de peso en el CEARD. Un gran hombre en todos los sentidos.

Publicado en Sportleon.com

“Prefiero ser el resultón en la sombra que el protagonista. El escudero. Soy más Goliat que el Capitán Trueno”, por eso le hubiese encantado ser Scottie Pippen. Por ello y porque le encanta el baloncesto. Por eso, también, disfrutó muchísimo encarnado a Goliat en la película ‘El Capitán Trueno y el Santo Grial’.

Por ahí comienza la conversación con Manolo Martínez en el restaurante La Copla. Con un vino, una cerveza y una buena tapa, antes de degustar el menú, comentamos su trabajo como actor. “Me lo paso muy bien. Para los equipos técnicos los rodajes tienen que ser matadores, pero los actores lo llevan muy bien”. El ya ex lanzador de peso, y ahora actor, no encuentra gran diferencia entre el cine y la televisión: “Es bastante parecido en cuanto al trabajo. En los rodajes de cine los actores nos convertimos en una gran familia, en la serie hay con muchos de ellos que ni siquiera coincides. Esa es la mayor diferencia que veo”.

Ya sentados en la mesa y degustando el primer plato la charla continúa por el mismo cauce. Aparcamos su última película y nos centramos en su papel en la recientemente estrenada serie de Telecinco ‘La Fuga’. Su papel es el de un ex boxeador conocido como Tyson que se encuentra preso al igual que la gran parte de los protagonistas de la trama. “Me gusta el papel porque no es el típico tío grande que por ser ex boxeador se dedica a repartir mamporros, es bastante maquiavélico. Pero no cuento más. Que lo veo la gente que es una gran serie”.

Habla con admiración de los actores con los que comparte el reparto: “Son gente normal. Ya no quedan divos. Me cuentan que en los últimos años el sueldo de los actores ha bajado un 40%. Antes vivían muy bien. Llegué a este mundo en mal momento…”, comenta Manolo entre risas.

Con la llegada a la mesa del segundo plato la conversación cambia de tercio. Su carrera deportiva, sus logros, recuerdos… se convierten en protagonistas. El hijo de Gregorio y de María Asunción es “un tío normal” que habla de todo. O mejor dicho, de casi todo, porque resulta que Manolo es de los pocos mortales que no se había enterado de que el Madrid y el Barça se enfrentaban en los cuartos de final de la Copa del Rey. “¿Pero tan pronto? Yo no soy muy de fútbol. Me gustan mucho el atletismo y el baloncesto”.

Comienza la historia del mejor lanzador de peso de nuestro país

A pesar de su pasión por el mundo de la canasta siempre practicó atletismo. El menor de cuatro hermanos se encontraba enrolado en las escuelas municipales pero nunca había lanzado peso. Un buen día, a sus tiernos doce años, “pasaba delante del Colegio Huérfanos Ferroviarios –lo que ahora son las dependencias de la policía local al lado del CHF- y me quedé mirando como lanzaba la gente que allí estaba entrenado. De repente apareció el que ha sido mi entrenador toda la vida y me dijo: ¿Por qué no pruebas? Pasé, lancé y  me quedé”.

Después de 20 años de carrera deportiva, de ser el atleta español con más convocatorias con la selección nacional, el atleta que más campeonatos de España suma, asegura que nunca se le ha subido nada a la cabeza. “No me gusta la fama. Viviría tan feliz sin que nadie me reconociese. Y no me ha afectado ningún éxito porque nada me ha atropellado. Nada me ha venido de improviso. Todo siguió un cauce ascendente desde que me proclamase subcampeón del mundo júnior en el 92. Al año siguiente fui campeón de Europa júnior, y así progresivamente”.
El recordman nacional en lanzamiento de peso con 21,47 en 2002 no es un hombre que viva de su pasado. “No me gusta mucho recordar ni hablar de lo que he hecho o logrado en mi carrera deportiva. Como dije en la rueda de prensa en la que anuncié mi retirada esto lo considero como una pequeña muerte”. Aunque sus recueros más bonitos los guarda de los Juegos Olímpicos en los que estuvo presente.

El campeón del mundo en Birmingham 93 ha estado en cuatro citas olímpicas, Atlanta 1996, Sydney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008. “De mis primeros Juegos casi ni me enteré. Vivía en una continua sensación de borrachera. No sabía que hacer ni donde ir, mientras el resto de la gente contaba que había estado en un lugar o en otro. Cuando me clasifiqué para mis segundos Juegos decidí ir a disfrutarlos de verdad”.

Sus recuerdos de estos grandes campeonatos varían mucho, a pesar de no haber obtenido en ninguno de ellos medalla. Su mejor resultado lo cosechó en Atenas, pero se tuvo que conformar con el cuarto puesto, la medalla de chocolate. “Atlanta fue un desastre de organización. En Sydney disfruté mucho, aunque la ciudad es enorme y se tardaba muchísimo en ir de un lugar a otro. De Atenas guardo mi mejor recuerdo, competir en las ruinas de la antigua Olimpia es de lo mejor que me ha pasado en mi carrera. Y en Pekín nunca me sentí cómodo del todo, tenía sensación de orejeras, de que sólo te enseñaban lo que querían que vieses. Decías a un taxista que te llevase a la otra punta de la ciudad y te decía que no podía, que estaba prohibido, o ibas por la autopista y veías vallas de tres metros de altura para que no pudieses ver lo que había al otro lado”.

Hombre del Renacimiento

Aún hoy se sigue denominando ‘hombre del renacimiento’ a aquellas personas que abracan muchos artes. Manolo entraría en esa definición, pero a él no le convence, “no me gusta esa denominación, puede que si sea una persona creativa, pero el Renacimiento no va conmigo. No es mi época artística favorita ni tampoco lo que conllevó. El Renacimiento se basa en la razón, y la mentira va con ella, son los sentimientos los que no mienten”.

Degustando ya el postre, dejamos a un lado el deporte y su faceta como actor y hablamos de las otras pasiones de un hombre marcado por el arte. En el instituto curso el Bachillerato Artístico y desde hace años dedica algún tiempo a la escultura, a la pintura y, también, a componer música. De ahí lo de ‘hombre del renacimiento’. Pero también muchas son las personas que lo llaman filósofo. “Yo soy un hombre de familia, de tribu. Todos deberíamos ser así. Creo que los males de la sociedad actual vienen porque se fomenta el individualismo. Somos animales de grupo, no podemos ni debemos estar solos. Si pasáramos años junto a una piedra acabaríamos pareciéndonos a ella. No físicamente, claro”.

Respecto a sus futuros trabajos ‘SuperManolo’ comenta que le gustaría seguir ligado al mundo del cine. “Ojala dure mucho tiempo, si no pues volveré a la escultura, pintura o música. También me gusta el tema de la miel, pero cuando hablé de ello se sacó de madre. Parecía que iba a vivir de ello, y no. Mi suegro tiene varias colmenas, una pequeña empresa familiar, pero ni mucho menos con grandes aspiraciones. Me gustaría continuar con ella. También he pensado siempre que algún día tendré una empresa propia de alimentación. Me gusta ese sector”.

Cortita y al pie

Ya con los cafés llega el momento de la batería de preguntas.

¿Un recuerdo? Tengo mala memoria. Pero la participación en los Juegos de Atenas. Competir en las ruinas de Olimpia te ponía los pelos de punta. Aunque no logré medalla, el peso fue la única disciplina que compitió allí. Esa tonta sensación de exclusividad la recordaré siempre. Había 20.000 espectadores llegados de todo el mundo, amantes del lanzamiento de peso, yo oí gritar mi nombre a gente que no era española. Nunca ha habido una competición de peso con tantos espectadores.

¿De qué estas más orgulloso? No me gusta esa palabra. El orgullo es malo. Pero si lo miramos por el lado bueno… De mi familia en el plano personal. Y en lo deportivo de que creo haber aportado un granito de arena para que el lanzamiento de peso sea más conocido. Pienso que con mi trabajo he ayudado a colocarlo en el mapa del deporte español.

¿Una virtud? De eso que hablen los demás.

¿Un defecto? Que soy muy soñador. Demasiado. Llego al extremo de la inocencia.

¿Te gusta ser conocido? Lo llevo bien, pero no me gusta. Viviría igual sin fama. Lo que si me gusta es que mi trabajo se valore y que despierte ilusiones en la gente.

¿Qué amigos te ha dejado el deporte? Mi mujer, mi cuñado… Y más conocidos, Óscar Yebra, Óscar Otero, y de la selección española de atletismo mucha gente. No sé llevarme mal con la gente.

¿Si no hubiese sido atleta serías…? No se sabe. Me gusta mucho el baloncesto. Jordan sería un sueño. Pero más Scottie Pippen. Prefiero ser el resultón en la sombra que el protagonista. El escudero que el héroe. Soy más Goliat que el Capitán Trueno.

¿Qué es León para ti? Un lugar fantástico. El sitio donde quiero vivir, mis raíces, mi familia…

¿Una ciudad para perderte? A parte de León, me encantan Adelaida y Mar del Plata. Siempre en el hemisferio sur. Ambas tiene mar, mucha naturaleza, son grandes ciudades que no lo parecen. Y me gustaría conocer Nueva Zelanda.

¿Una película? No puedo elegir una. Si me obligas a elegir una te diré dos. ‘Blade Runner’ y una de cine chino, ‘La casa de las dagas voladoras’.

¿Música? Más difícil aún. Es lo que más me gusta. En mi móvil llevo Son del Cordel, Amy Winehouse, La Frontera, Nirvana… Y tuve una época muy de Héroes.

¿Cómo entrenador, te gustaría encontrar otro lanzador como Manolo Martínez? Para eso soy entrenador, lo intento y me encantaría. Creo que existe, sólo hay que encontrarlo y que él quiera lanzar, que no practique ya por otro deporte… Son muchos detalles. Pero ahora mismo, en la provincia de León seguro que hay 5 o 6 personas que podrían lanzar como yo lanzaba. Sólo hay que encontrarlos. En este país, en atletismo, no tenemos recursos para captar talentos, surgen por fuerza, como las flores. Tienen que ser los profesores de Educación Física los que cuando ven a un alumno destacar en algo vayan a las escuelas municipales o a un club y se lo comenten. Eso también es educación.

¿A qué dedicas el tiempo libre? A mi familia.

Después de casi dos horas de deliciosa comida y conversación nos levantamos de la mesa, Manolo comenta a los dueños de La Copla que no se ha quedado con hambre, que todo estaba riquísimo. También habla de lo que ha adelgazado. “Ahora peso 110, llegué a pesar 150, pero era lo necesario para lanzar”.

Comida en LaCopla con Manolo Martínez

– Primer plato: Pimientos rellenos de verduras con salsa de setas.

– Segundo Plato: Rosbeef de ternera del Esla con cremoso de patata.

– Postre: Crema de frutas de melocotón y chocolate blanco.

– Pan, vino blanco y cerveza.

– Poleo menta.

Precio: 12 euros.

Futbolistas en paro

La Asociación Española de Futbolistas ha organizado la tercera edición de sesiones para futbolistas sin equipo. Esta plantilla de jugadores en paro cuenta con dos ex de la Ponferradina y otros dos ex de la Cultural Leonesa.

Publicado en Sportleon.com

La tercera edición de sesiones AFE para futbolistas sin equipo está contando con viejos conocidos de los equipos más representativos de la provincia de León. Dos ex de la Cultural Leonesa y otros dos jugadores que pasaron por la Ponferradina se encuentran concentrados en la localidad alicantina de Alfaz del Pi. Allí se preparan, a las órdenes de Sergi Barjuan y Javi Moreno, un grupo de futbolistas que se encuentran en paro. Como muchos otros españoles, estos jugadores intentan encontrar un trabajo digno y no seguir pasando ‘los lunes al sol’.

A los entrenamientos del combinado de la Asociación de Futbolistas Españoles acuden multitud de ojeadores tanto de equipos españoles como extranjeros. Y los 25 parados, con su trabajo y con su juego en los amistosos que han disputando han intentado, e intentan aún, convencer a algún que otro director deportivo para volver a hacer lo que más les gusta, jugar al fútbol.

Desde el pasado 12 de enero y hasta el jueves 26 del mismo mes se ha venido desarrollando esta iniciativa que organiza el sindicato de los futbolistas españoles, y que en anteriores ocasiones ha finalizado con un gran éxito para los jugadores implicados.

Experiencia muy positiva

Dos ex de la Cultural como José Carlos Cerveró e Iván Casquero y otros dos ex de la Ponferradina como Joseba del Olmo y Jonathan Valle han disfrutado mucho de esta experiencia. “Es como un oasis en el desierto. Porque dentro de la difícil situación que todos vivimos aquí nos volvemos a sentir profesionales”, aseguraba Del Olmo. Todos ellos se muestran muy satisfechos. “Es una experiencia increíble”, eran las palabras más repetidas por estos cuatro ilustres parados.

El pensamiento de los futbolistas que forman parte de este singular plantel está claro: “Como todos estamos en la misma situación hay muy buen ambiente. Somos una familia. No competimos por un puesto. Aquí todos vamos a jugar lo mismo”. Este conjunto de la AFE es una plantilla muy compensada, más o menos hay dos jugadores por puesto y los entrenadores reparten los minutos por igual en los diferentes amistosos. Sin ir más lejos, Cerveró comparte habitación con el otro lateral diestro del equipo, Kike Tortosa y “nos llevamos muy bien”.

Unos ‘míster’ muy especiales Los 25 jugadores que se encuentran concentrados en la localidad alicantina están a las órdenes de dos entrenadores que en su día llegaron a ser internacionales con la selección española, “Son unos fenómenos” afirmaba Jonathan. Sergi Barjuan, que la pasada temporada entrenaba al F. C. Barcelona Juvenil, y Javi Moreno, salido de la última promoción de entrenadores nacionales “son un aliciente más para estar aquí” comentaba José Carlos.

El que fuera lateral derecho de la Cultu hace dos temporadas y media no se quería olvidar de Miguel Peiró: “El preparador físico es espectacular. Tiene muchísima experiencia en equipos muy importantes”.

Los preparadores de este equipo tan especial no sólo se dedican a entrenar, también reciben llamadas de muchos clubes españoles preguntando por sus pupilos.

Situaciones muy diferentes

Los cuatro futbolistas que pasaron por tierras leonesas llegaron a su situación actual de muy diferentes formas.

Llama la atención de forma especial la historia de Joseba del Olmo. Después de jugar la pasada temporada en la capital del Bierzo cedido por el Hércules, el jugador vasco vuelve a Alicante, donde se le comunica que no se cuenta con él. El entrenador, Juan Carlos Mandiá, aparta al propio Del Olmo, al histórico Rufete y a Cristian Hidalgo, futbolista que pasara por Depor y Barça. “Se nos dice que como el club está en ley concursal no puede hacerse cargo de nuestros contratos. Y, al menos, once jugadores de la actual plantilla cobran más que yo, incluso alguno de los fichajes”. Los tres futbolistas viven un verano muy complicado, “nos apartan, no nos dejan entrenar, nosotros denunciamos la situación y desde el Ministerio de Trabajo se obliga al club a readmitirnos. Después un juez da la razón al que hasta entonces era mi equipo y nos mandan a la calle sin pagarnos lo que nos deben. Nos vemos el 24 de octubre sin equipo y sin posibilidad de fichar por nadie”.

Después de este duro golpe, Joseba estuvo entrenando dos semanas en Navidad con el equipo de su ciudad natal, el Barakaldo. Ahora espera encontrar equipo en el que poder jugar y disfrutar. “La gente tiene muy mala memoria. No dejo de ser un jugador que la última temporada descendió a Segunda B y que después le echaron de un club”. Esos motivos parecen tirar para atrás a los equipos de la división de plata, mientras que “los de Segunda B no me llaman porque creen que no van a llegar a mis pretensiones después de haber jugado mis últimos años en Segunda. La situación no es fácil”. Pero parece que algún equipo no olvida que este interior izquierdo jugó la pasada temporada 35 partidos en la segunda categoría de nuestro fútbol con la Ponferradina y “hay contactos, pero nada claro”. Parece que su futuro más cercano estará ligado a la Segunda División B.

La situación que vive en la actualidad José Carlos Cerveró es bien distinta. Después de disputar la histórica temporada 2009/10 con la Cultural Leonesa, este lateral derecho ficha por el Castellón, y el histórico conjunto blanquinegro vive una tormentosa temporada, similar en muchos aspectos con la pasada de su ex equipo leonés. “El Castellón desciende a Tercera por impagos. A mí me ofrecen seguir, yo estaba interesado porque estaba en casa, pero al final no cuajan las negociaciones. Lo que me llega después son ofertas muy bajas e inseguras. Tengo una familia. Decidí esperar y no llegó nada convincente”.

Con motivo de esta concentración, el jugador valenciano ha recibido alguno que otra llamada de equipos interesados en contar con él. “Hay cosas, pero de momento todo muy lejos de cerrarse”. Todos estos jugadores están viendo como se les abren otros mercados al jugar contra equipos extranjeros, “no me importaría mientras fuese seguro”.

Uno de los jugadores que resultó vital en el último ascenso de la Ponferradina fue Jonathan Valle. Llegó en el mercado de diciembre y marcó 6 goles en 12 partidos para acabar logrando el ansiado retorno a la división de plata.

Después de vivir la última temporada en el Leganés uno de los futbolistas cántabros que más han prometido en las últimas décadas estuvo a punto de fichar por el Nástic de Tarragona de la Segunda División, pero todo ‘se fue al traste’ cuando el conjunto catalán ceso a finales de agosto a José María Nogués como director deportivo. “Después he estado entrenando con el Noja. Estaba en casa hasta que ha salido esto”.

Parece que el mediapunta formado en el Racing de Santander será uno de los primeros en conseguir un nuevo contrato después de esta concentración para jugadores sin equipo. Después de marcar el gol del empate ante el CSKA de Moscú –próximo rival del Real Madrid en Champions – en el penúltimo partido del combinado AFE, Jonathan Valle se entrenará a prueba con el Rubin Kazan durante 10 días el próximo mes de febrero.

Uno de los laterales más querido y recordado por la afición culturalista es Iván Casquero. El jugador asturiano vivió, también, la pasada temporada una situación complicada. “Parece que el equipo al que voy, equipo que desaparece”. De sus últimos clubes ya no compiten al haber ‘echado la trapa’ el Fuerteventura, conjunto al que llegó al irse de León y su último destino, el Universidad de Las Palmas. Asimismo, en el Estepona tampoco acabó de la mejor forma posible. “Últimamente tengo más experiencia en abogados que en el mundo del fútbol”.

El zurdo que se formase en la cantera del Real Oviedo es muy consciente de la complicada situación que vive el fútbol. “Si tengo que irme fuera me iré. Quiero seguir jugando”. Europa del Este podría ser su próximo destino.

Buenos recuerdos

El ser humano suele guardar los buenos momentos para el recuerdo. Estos cuatro futbolistas así lo han hecho. Unos vivieron grandes momentos como Jonathan Valle con el ascenso de la Ponferradina o Casquero con los mejores años de la Cultural en Segunda B, otros como Cerveró y Del Olmo estuvieron menos tiempo por tierras leonesas, pero también recuerdan gratos instantes. “Siempre recordaré el ascenso. Es de los mejores momentos de mi carrera deportiva. Los años pasan y esas cosas son las que quedan. En Ponferrada me sentí muy querido. Creo que allí jugué uno de mis mejores años”, rememora Jonathan Valle.

‘Casquerín’ como aún muchos le recuerdan en León lleva a la Cultural en el corazón, “quitando el Oviedo, que es donde me forme, que es mi casa, yo soy de la Cultu. Tengo vivienda allí y me acerco muchas veces, siempre voy a ver a Javi –el fisioterapeuta Javier Pérez Elorrieta–, y aún tengo contacto con Soto, Paulino, Fran, Rubén Vega y Rubén Suárez”.

Se nota que el pequeño lateral izquierdo que llegara en un mercado de invierno procedente del Numancia al equipo leonés sigue el día a día de un club en el que dejó un gran recuerdo. “Veo como ahora todo el mundo habla de Murci, de que es el máximo goleador del fútbol nacional… Y yo le recuerdo cuando era juvenil y subía a entrenar con nosotros. ¡Pero estaba Paulino! Me alegro mucho por él, porque pueda disfrutar del fútbol en su casa y le vaya todo tan bien”.

De todos estos parados, Joseba del Olmo es el jugador que más recientemente jugó en la provincia de León. Fue en la temporada pasada y “a pesar de descender, disfruté mucho de Ponferrada. En lo deportivo está claro que no fue una buena temporada, pero en lo personal sí lo fue. La gente te da mucho cariño, y yo tenía muchas ganas de oler a norte, de ese carácter y esas pequeñas cosas que tenemos la gente del norte”.

Asimismo, el interior vasco se muestra dolido “porque la Ponferradina es un club que cumple, que paga al día… Es lamentable que descienda por hacer las cosas bien, por no pillarse los dedos gastando más de lo que puede pagar. Sobre todo porque muchos equipos de Segunda y Primera siguen en esas categorías gracias a hacer las cosas mal. Les deseo la mejor de las suertes y espero que asciendan para quedarse”.

José Carlos Cerveró vivió uno de los momentos más recordados por el culturalismo, aquella eliminatoria contra de Copa del Rey ante el Barça de Guardiola. “Fue brutal. Lo recordaré toda la vida. Parecíamos jugadores de Primera”. De aquella plantilla este incombustible lateral guarda muy buena relación con el actual capitán Diego Calzado, con el gran goleador de aquel curso, Jito y con Chema. “Por el facebook habló mucho con ellos. Y también por teléfono”.

Esta experiencia que “te refuerza como futbolista al ver a otros compañeros que viven la misma situación” concluirá el próximo jueves 26 después de disputar su último amistoso de preparación contra el Gandía el día anterior. Suerte para todos.

¿A la cuarta, la vencida?

Mañana arranca la XXII edición de la Copa Asobal. León ya ha acogido en tres ediciones anteriores este torneo, y en ninguna de ellas el conjunto local consiguió alzar la copa. El Ademar espera que en esta cuarta ocasión el trofeo, por fin, se quede en casa.

Publicado en Sportleon.com

El Palacio tiene ganas de Copa Asobal. Su pista acogerá a los cuatro mejores equipos del balonmano español. Todos ellos en busca del último torneo del año. Fútbol Club Barcelona Intersport, Atlético de Madrid, Cuatro Rayas Valladolid y Reale Ademar han acabado la primera vuelta de la Liga Asobal ocupando los primeros puestos. Por esta razón se han ganado la posibilidad de pelear por esta Copa.

Los cruces están claros. La mano inocente de la gimnasta leonesa Carolina Rodríguez deparaba el pasado sábado los enfrentamientos. Como primera semifinal veía la luz un choque entre F. C. Barcelona, actual campeón de Liga y de Champions, y Balonmano Valladolid, a partir de las 19 horas mañana miércoles. La segunda semifinal cruzará al vigente campeón de este torneo, el Atlético de Madrid, antiguo Ciudad Real, frente al equipo anfitrión, el Reale Ademar, desde las 21 horas de mañana.

Tres ediciones en León, ningún triunfo

El Ademar quiere ser, por fin, profeta en su tierra. El Palacio de los Deportes ha albergado tres ediciones de esta competición y el conjunto marista nunca ha saboreado las mieles del triunfo. En la temporada 1997-98 los jugadores por aquel entonces de Manolo Cadenas -segundo era el actual primer entrenador leonés- rozaron con las yemas de sus dedos el trofeo. Después de vencer en la semifinal al Porland San Antonio, caían en la finalísima ante el ya desaparecido Teka Cantabria por un ajustado 24 a 26. En aquel partido sobresalía uno de los históricos de este deporte, el lateral izquierdo yugoslavo  Mikhail Jakimovic.

Tanto en la temporada 2001-02 como en la 2006-07 el Ademar caía en semifinales ante el Porland San Antonio. Pero el conjunto pamplonica no lograría alzar el título en ninguna de las ocasiones. Se lo impedirían primero el Barça y años después el Ciudad Real.

Dos Copas Asobal en el palmarés marista

No se conseguía vencer en casa, pero Zaragoza y Barcelona fueron otra historia. En la temporada 1998-99, en tierras mañas, el Ademar estrenaba palmarés después de derrotar en semis al Porland y en la gran final, en la prórroga, al Barça de Valero Ribera por 30 a 31.

Sólo hace tres temporadas, en la 2008-09, el Ademar de Jordi Ribera daba la sorpresa en el Palau blaugrana y derrotaba en la final al conjunto catalán por 31 a 25. Antes, en la semifinal, se había quedado en el camino, una vez más, el San Antonio. Aquella final en la que sobresalió el bosnio Alilovic bajo palos, también sirvió para acabar de convencer a los rectores azulgrana de la conveniencia del fichaje del hasta entonces central marista Dani Sarmiento.

Los cruces

La primera semifinal que mide al Barcelona Intersport y al Cuatro Rayas Valladolid tendrá varias claves:
1. La efectividad en portería. Saric y Sierra tendrán mucho que decir en la victoria final. Además, el meta pucelano tendrá que ocupar la plaza de Sterbik en el próximo europeo.
2. En los laterales están sus mejores jugadores. Nagy y Gurbindo son los hombres con más poder de definición en ambas plantillas. El problema para los de Juan Carlos Pastor es que en el equipo catalán si tapan al jugón húngaro puede aparecer cualquier otro… Por ejemplo, Juanín García, Siharhei Rutenka, Alberto Entrerríos…

La segunda semifinal entre Atlético de Madrid y Reale Ademar será una redición del partido del pasado sábado. Pero el equipo anfitrión espera que no tenga el mismo desenlace. Las calves, después del último encuentro de la primera vuelta para ambos equipos, parecen claras:
1. La portería. Sterbik siempre es Sterbik, y aunque después de la disputa de este título lo vayan a intervenir quirúrgicamente por unos pequeños problemas cardiacos está en su forma habitual, espectacular. Álamo y Losert, o al menos uno de los dos, tendrá que estar a su mejor nivel para igual la confrontación bajo palos.
2. Las pérdidas. Si los de Isidoro Martínez quieren llegar a la final no pueden perder los balones que regalaron en el choque anterior. Esas pérdidas condenaron al equipo leonés. Esas jugadas fueron clave para que el conjunto madrileño abriese brecha.
3. Los lanzamientos exteriores. Lazarov y Cañellas se encuentran en una forma estratosférica. Ambos destrozaron desde los nueve metros la defensa marista. Es complicado frenarles, pero si se quiere ganar se debe mermar su producción ofensiva.

El desenlace

Los dos equipos que salgan victoriosos de las semifinales se medirán en la finalísima de esta XXII edición de la Copa Asobal a las 21 horas del jueves 22 de dicembre. Tendrán un grandísimo regalo de Navidad. Los cuatro equipos esperan estar en este partido y los cuatro tienen posibilidades, aunque unos más que otros…

El F. C. Barcelona es el conjunto con más Copas Asobal, después están Ciudad Real, Teka Cantabria y Reale Ademar.

Llegue quien llegue a la gran final seguro que será un espectáculo digno del mejor balonmano.